Más

    Conmemoración del día de las víctimas de Crímenes de Estado

    La conmemoración del día de las víctimas de Crímenes de Estado se realizó en la plaza Eduardo Umaña Mendoza en el centro de Bogotá.
    Este evento convocó a familias de víctimas, organizaciones acompañantes y personas solidarias.

    La galería de la Memoria de Desaparición Forzada.com hizo presente el impacto de las desapariciones forzadas en Colombia.

    Testimonios, poesía y la exposición de la cruda realidad de las víctimas hacen visible lo que han querido hacer invisible.


    El colectivo DF participa de manera activa en las acciones propias de las víctimas y de sus organizaciones, aportando desde la poesía, el arte, el mapeo y con actividades que buscan acabar con la impunidad.

    Artículos relacionados

    Acompañando a las víctimas de desaparición forzada

    Experiencias de organizaciones civiles no gubernamentales en Colombia. En vivo por redes sociales de PAX Colombia, Hasta Encontrarlos y Fundación Heinrich Böll Colombia. Facebook: paxencolombia Youtube: PAX en Colombia 👥 Invitad@s Dora Villaquirán, territorial Cauca PAX Pablo Cala, Fundación Hasta...

    Acompañamos la lucha de las familias de las personas desaparecidas y a sus organizaciones

    En el marco del día internacional contra las desapariciones forzadas el colectivo HREV–DESAPARICIÓN FORZADA participió-compartió, acompañó colectivos, organizaciones y agrupaciones de familiares para hacer más visible la desaparición forzada.

    ¿Dónde está la desaparición forzada en el SIVJRNR?

    ¿Dónde está la desaparición forzada? Una conversación con el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y Garantías de No Repetición.

    ¡Abran el caso de desaparición forzada!

    Organizaciones exigen a la JEP investigación sobre la responsabilidad de Estado en las desapariciones forzadas

    Por nuestras personas desaparecidas

    En el marco del día internacional de las víctimas de Desaparición Forzada. Por primera vez en la historia, la Plaza Santamaría de Bogotá se viste de memoria